Pekinés

Valora este artículo
(1 Voto)

PekinésTambién llamado “perro león” se dice que desciende de cruces entre el Paï, perro de compañía de los emperadores chinos, y el Terrier de Lasa. En la antigua China, el Pekinés era propiedad de la familia imperial, donde sus miembros se caracterizaban por llevar ejemplares de esta pequeña raza dentro de las mangas de sus vestidos, su exportación estaba prohibida y su robo estaba castigado con la pena de muerte.

Sobre su origen hay una leyenda mitológica que cuenta que el rey león se enamoró de una pequeña mona y le pidió permiso al dios Mago Hai Ho para desposarla. -Si estás dispuesto a sacrificar tu fuerza y tu tamaño, te doy mi consentimiento, fue la respuesta del dios. Así, según la leyenda china, nació el Pekinés. Valiente y orgulloso como su padre y pequeño, amoroso e inteligente como su madre.

Adorado por el budismo, fue convertido en símbolo mismo de esta religión. Vivió durante siglos en la Ciudad Prohibida en Pekín (de ahí el patronímico de la raza), sin ningún contacto con el mundo exterior, siendo la pasión de la familia imperial. Estaban protegidos por leyes especiales en las cuales una falta de protocolo frente a ellos se castigaba con cárcel; y el robo, secuestro o asesinato de un Pekinés se pagaba directamente con la vida del infractor.

Los primeros ejemplares ingresaron a Europa en el año 1860 llevados ante la reina Victoria de Inglaterra, tras las incursiones del Ejército Británico en Pekín y treinta años más tarde se presentaron por primera vez en la exposición de Chester.

PekinésEn la mañana del 15 de abril de 1912, un Pekinés llamado "Sun Yat Sen", propiedad del millonario británico Henry Harper fue uno de los tres perros que lograron sobrevivir el naufragio del Titanic.

Temperamento

El perro de raza Pekinés es un típico perro faldero, tanto por su tamaño como por la constante demanda de afecto a su dueño. Sin embargo, si bien es cierto que es sumamente afectuoso, no es menos cierto que es muy dominante con su propietario. Igualmente es muy tozudo y no es fácil obtener buenos resultados en lo que a su obediencia se refiere.

El Pekinés es un buen perro guardián, es bastante ladrador y hará sonidos inmediatamente cuando aparecen extraños. Ama la comodidad del hogar, y no requiere de mucho ejercicio, es un perro de moderado nivel de actividad. Inteligente, seguro, alerta y valiente, aunque también afectuoso. Como la mayoría de los perros no les gusta estar solos por periodos largos.

Tan dignos como puedan llegar a ser, muchos Pekineses disfrutan enormemente divirtiéndose con un juguete, aunque los propietarios deberían tener en cuenta que, como la raza tiene un hocico tan chato se le deberían proporcionar juguetes bastante planos, ya que no podrán sujetar una pelota con los dientes. En general, no es una raza destructiva y puede adaptarse bien a la vida en departamento, un juguete adecuado satisfará usualmente y de forma bastante adecuada su necesidad de disponer de algo para morder.

Otra de las particularidades del comportamiento de la raza es que es bastante temperamental con sus congéneres: no se amedrenta ni siquiera ante perros de mayor tamaño que él. Por el contrario, si se encuentra con otro perro, de inmediato intentará demostrarle que su poderío y fortaleza son inversamente proporcionales a su tamaño. No duda en imponerse - si ve o cree invadido su territorio - y no dudan en atacar de inmediato a un perro varias veces su tamaño sin importar que se trate de un Pastor Alemán, Rottweiler, San Bernardo o Gran Danés.

En cuanto que su relación con los niños no suele ser de las mejores, no tienen mucha paciencia y no les gustan los juegos prolongados, por lo que no se recomienda para familias con niños pequeños. Otra clave de esta raza es que, si no los acostumbran desde una muy temprana edad (cachorro de 2 a 4 meses), jamás dejarán que les pongan collares ni cadenas, no los soportan porque no aceptan sentir limitados su movimientos ni su libertad.

PekinésSalud

Se les calcula una esperanza de vida de aproximadamente 14 años, aunque algunos han vivido mucho más que eso. Es una raza braquicefálica (tiene unos huesos nasales cortos, lo que se pone de manifiesto por su hocico chato). Debido a esto, tiene mayor tendencia a sufrir más problemas nasales y respiratorios que las razas de hocico más largo y pueden sufrir mucho con el calor.

Cabe destacar que recientemente en el Reino Unido se han introducido cambios a los estándares raciales junto con pruebas obligatorias de salud, motivados, en gran parte, por el documental “Los secretos del pedigrí” transmitido por Nat Geo que demostraron que muchos perros han tenido problemas de salud ocasionados por el afán de los criadores de sobrepasar estándares de belleza, que atentan contra la salud de los perros, como hocicos cada vez más cortos, patas mas delgadas y otros. Durante la celebración de Crufts en 2012 el Pekinés participante por el título de “Mejor de Raza en la Exposición” fue descalificado porque no pasó ninguno de los exámenes de salud veterinaria.

Otro de los problemas de la raza comunes en otras razas pequeñas, es que pierden sus dientes a una edad relativamente temprana. También pueden sufrir de infecciones de las encías que de no tratarse adecuadamente pueden entrar en el torrente sanguíneo y dar como resultado enfermedades hepáticas, renales, cardiacas y articulares. Por ello, es importante prestar especial atención al cuidado de los dientes y las encías para que se conserven lo más sanas posibles, y recordar que los buenos cuidados dentales son de la máxima importancia a lo largo de la vida de su perro.

Igualmente se recomienda la precaución con sus ojos pues al ser tan grandes y saltones son sumamente sensibles a heridas y accidentes.

Pekinés

Cuidados

El Pekinés no sólo tiene un pelaje largo, sino también una subcapa densa, por no hablar de la gran melena que cubre sus hombros, los bigotes largos que crecen hacia abajo desde la mandíbula y los largos flecos de la cola que necesitan atenciones regulares y nunca debe descuidarse. Esto significa que el mero acicalado de su capa externa puede dar un aspecto razonablemente bueno, pero en poco tiempo, empezarán a formarse nudos en la subcapa. Los nudos y las bolas de pelo son increíblemente difíciles de eliminar si se les permite crecer, así que para mantenerlo en buen estado hace falta tiempo y dedicación.

Las sesiones de acicalado diarias pueden suponer una gran diversión tanto para el propietario como para el perro, y los cepillados deberían iniciarse tan pronto como su nuevo cachorro llegue a casa y así se acostumbrará desde pequeño. Una capa descuidada puede convertirse en un caldo de cultivo para los parásitos y, debido a su densidad, esto puede pasar desapercibido hasta que la salud de su perro se vea afectada.

Se pueden encontrar Pekineses de muchos colores, todos ellos permitidos e igualmente valorados, con la excepción de los albinos y los de color hígado. Los particolores deberían tener claramente separados los colores. Aunque no hay mención alguna de una máscara negra en el estándar de la misma, a la mayoría de los criadores y de los jueces les gusta que los Pekineses la tengan.

PekinésCaracterísticas

El Pekinéses un perro rectangular, más largo que alto, de pecho profundo y patas cortas.

Cabeza: La cabeza es masiva para el tamaño del perro. En la parte superior del cráneo es ancha y relativamente plana. En la cara la piel tiene pliegues.

Ojos: Grandes, oscuros, con brillo. Posicionados en la cara bien separados. Prominentes y saltones, pero muy vivaces.

Stop: El “stop”, parte frontal de la cabeza debajo de la frente, es bien pronunciado.

Hocico y boca: El hocico y la boca son anchos y cortos, chato. Visto de perfil, el frente de la cara es casi vertical. Los dientes usualmente tienden a exhibirse.

Nariz: Negra, ancha y corta. Los orificios nasales grandes y abiertos. La parte superior de la nariz debe de estar a la altura del centro de los ojos.

Orejas: De mucho pelo largo. Colocadas altas en la cabeza en la parte delantera del cráneo. El largo de las orejas no ha de exceder las mandíbulas, el pelo es mucho más largo. Las mantiene caídas próximas a la cara.

Cuello: Corto y ancho, masivo.

Cuerpo: Masivo para el tamaño. El pecho es ancho, disminuyendo el ancho del cuerpo hacia la parte de atrás. La espalda la mantiene horizontal.

Pelo: El pelaje es de dos mantos. El pelo externo es largo, abundante, liso. En el cuello y parte delantera del cuerpo tiene una melena. El manto interior es fino y denso; lanudo. El pelo es más largo, creando lo que le llaman plumas, en las orejas, cola, detrás de las patas y los pies.

Color del pelo: Todos los colores, incluyendo dos colores.

Extremidades delanteras: Las patas delanteras son cortas y de huesos anchos. Las patas son arqueadas hacia afuera. Los pies delanteros son grandes, planos y ligeramente hacia afuera.

Extremidades traseras: Las patas traseras son de constitución más ligera que las patas delanteras. Los pies traseros son planos y apuntan hacia adelante.

Cola: De mucho pelo. Colocada alta. La mantiene sobre la espalda; puede posicionarla sobre la espalda doblándola hacia cualquiera de los dos lados.

Peso: El peso es de 2 a 8 Kg (aproximado de 4½ a 17½ libras).

Camada: Usualmente la camada es de tres a cuatro perritos. Se registran camadas de hasta 9 cachorritos.

Pekinés

Este artículo aparece en la edición 69 de Mascotas Revista

Mascotas Revista 69

 

Fuente Wikipedia.org, mundoanimalia.com, perros.anipedia.net
Visto 4462 veces

Ultimas revistas

Afiches para descarga

En Línea

Tenemos 13 visitantes y ningun miembro en Línea

Descarga Gratis

Manual de Primeros Auxilios para Mascotas

Suscríbete al Boletín

¿Quieres estar al día?

* Requerido
 

Lo más reciente

Lo más leído

Twitter

Nuestro Facebook